lunes, 9 de febrero de 2015

Reseña "Una lectora nada común" de Alan Bennet



Título: Una lectora nada común
Título original: The Uncommon Reader
Autor: Alan Bennet
Editorial: Anagrama
Páginas: 128
Año de publicación: 2008
Formato: Tapa blanda con solapas.
Género: Comedia
ISBN: 978-84-339-7475-4
Saga: Autoconclusivo


Si sus perros hubieran respondido a su llamada, la reina no habría descubierto el vehículo de la biblioteca móvil del ayuntamiento aparcado junto a las puertas de las cocinas del palacio. Y no habría conocido a Norman, el joven pinche de cocina que estaba leyendo un libro de Cecil Beaton e iba a constituirse en su peculiar asesor literario. Pero ya que estaba allí, la reina decide llevarse un libro. ¿Y qué puede interesar a alguien cuyo único oficio es mostrarse interesada? Isabel II de Inglaterra descubre en los estantes de la biblioteca el nombre de una escritora que conoce, Ivy Compton-Burnett. Y de ella a Proust. Y de Proust a Genet, cuya sola mención hará temblar al presidente de Francia, sólo median algunos libros. Así, azarosamente, ella, que hasta entonces sólo había sido un lugar vacío ocupado por una fuerte idea del «deber», descubrirá el vértigo de la lectura, del ser, del placer.


Cuando me enteré de que la protagonista de este libro era la reina de Inglaterra me tiró mucho para atrás, ¿a quién le apetece leer sobre la reina de Inglaterra?. pero dado que trataba sobre libros, tuve que darle una oportunidad y la verdad es que no estuvo mal.

Desde luego el autor de esta historia ha demostrado una gran imaginación y valentía al escribir una historia inventada sobre nada más y nada menos que al reina de Inglaterra. La historia cuenta como la reina comienza a leer de forma abrupta y sin miramientos. Ella no había leído nunca antes, ya que eso no entraba dentro de sus obligaciones y más adelante esa lectura no aportaría nada a su pueblo, al que ella se entregaba fielmente día y noche, así que era una cosa que siempre había calificado de inutil. La reina comienza a leer de una forma tímida, casi con recelo, pero acaba descubriendo en los libros un mundo nuevo en el que sumergirse, una manera de olvidarse de sus preocupaciones y, al mismo tiempo, de desatender sus obligaciones.

Una vez que la reina se mete de lleno en el mundo de la lectura ya no hay quien la saque y pasa por absolutamente todos los problemas que suele tener un lector; llega tarde a los sitios por estar leyendo, siempre lleva un libro encima, incluso a los eventos oficiales; se acuesta a las tantas leyendo; solo quiere escuchar a la gente que haya leído lo mismo que ella e intenta por todos los medios y en todo momento sacar el tema de los libros a colación. 

Las visitas se impacientas, los empleados se preocupan por el cambio de actitud de la reina, incluso llegan a pensar que está perdiendo la cabeza, y sus citas terminan molestas dado el grado de insistencia de la reina por saber sus hábitos literarios. La reina incluso decide concertar varias citas con algunos de sus escritor preferidos, para preguntarles y comentar sus obras. En este sentido, el libro también realiza una fuerte crítica a los escritores y el egocentrismo que provoca que quieras estar con ellos para hablar de su obra, y que lo que él ha hecho haya sido un éxito. 

Por otro lado, la reina se da cuenta, conforme avanza el libro, de que la lectura la ha humanizado y que la ha bajado de la nube de reina en la que se había aposentado. El libro no tiene muchos más personajes y es un libro ligero y rápido de leer. No creo que haya sido una gran aportación, al menos para mí, pero sí que ha sido un libro que me ha gustado, por la perspectiva tan exacta de lector adicto con la que me he sentido identificada. 

Durante el transcurso del libro hay una gran cantidad de referencias de obras, de las cuales creo que he conocido una, con suerte. Son autores un tanto rebuscados, o al menos no tan famosos como es habitual. El final del libro, bueno, esto es muy subjetivo, pero diría que no me gustó, o al menos esperaba otra cosa, de todos modos no diré más, será mejor que lo descubráis por vosotros mismos.

En resumen, "Una lectora nada común" es un libro sobre libros, un libro sobre lectores y literatura, con una protagonista un tanto peculiar. No está basado en hechos reales, y de hecho la reina me acaba cayendo hasta bien. Es cortito y ligero, así que os animo a leerlo. 



¿Qué os ha parecido? ¿Os sonaba? ¿Lo habíais leído? ¿Os llama la atención?

3 comentarios :

  1. Hola^^
    Pues no pinta nada mal, me lo apunto para un futuro, que además es muy cortito.
    un beso!

    ResponderEliminar
  2. Pues parece un libro bastante bonito. De momento no creo que lo lea, hay otros libros que reclaman más mi atención, pero lo pienso tener en cuenta para futuras lecturas.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! No me llama mucho la atención el libro, así que por ahora lo dejo pasar.
    Gracias por la reseña.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar

Gracias por darme una nueva sonrisa :D

Por favor, absténganse comentarios estilo "te sigo ¿me sigues?" porque no les hago ni caso. Si queréis daos a conocer, lo cual entiendo, en el blog tenemos una sección llamada "Reseña intrusa", para aquellos que deseen dar promoción a sus blogs, y de ese modo, yo misma seré la primera que me pase, además de mucha más gente.